Inicio » Blog » Protegiendo Un Sistema de 500 Kv

Protegiendo un sistema de 500 kV

Junio 24, 2019
Alt

Cómo UTE desarrolló, junto a Schweitzer Engineering Laboratories (SEL), un esquema tipo RAS (Remedial Action Scheme​) sólido y flexible para su sistema eléctrico de 500 kV, a fin de proporcionar una protección confiable para todo el país.

UTE es la empresa estatal que desde hace más de 100 años suministra energía eléctrica a todo el país, encargándose de todas las etapas del proceso: generación, transmisión, distribución y comercialización de la energía.

El sistema eléctrico uruguayo es complejo: su topología se basa en una red de extra-alta tensión de 500 kV que es la que permite la interconexión entre Argentina, Uruguay y Brasil. Cuando se da una falla eléctrica en este sistema de transmisión de 500 kV, el sistema de 150 kV que corre en paralelo se sobrecarga y en algunos casos se generan oscilaciones crecientes que pueden devenir en un eventual apagón en todo el país.

Para evitar esto, Uruguay necesitaba un esquema tipo RAS con el que pudiera mitigar el crecimiento de esas oscilaciones en caso de perder el sistema de transmisión de 500 kV. Así fue que se confió en SEL, compañía estadounidense representada en Uruguay por Secoin, para diseñar ese esquema tipo RAS.

“El proyecto RAS tiene su origen en un conjunto de vulnerabilidades que tiene el sistema eléctrico uruguayo: la carga en Uruguay históricamente está distribuida de una forma asimétrica, no se distribuye en todo el país, sino que se concentra principalmente en Montevideo y área metropolitana”, describe Julián Malcón, el entonces Gerente de Protección, Automatización y Control de UTE. En el interior del país las cargas son bastante menores y eso le da al sistema una vulnerabilidad adicional, ya que las fuentes de energía hidráulica se encuentran en el centro y norte del país.

Salto Grande es un complejo hidroeléctrico binacional que suministra energía tanto para Uruguay como para Argentina, que consta de 14 unidades hidrogeneradoras y una potencia total instalada de 1.890 MW. Siendo que la distancia entre Salto y Montevideo es de 500 km, toda esa energía que se genera de forma hidráulica debe transportarse a través de una larga distancia hasta los centros de consumo.

Uruguay está muy fuertemente interconectado con Argentina y actualmente está conectado con Brasil a través de dos conversoras de frecuencia, porque la frecuencia de la energía eléctrica en el Uruguay es de 50 Hz y en Brasil de 60 Hz. Entonces “no existe un único corredor de energía al cual proteger con el RAS, sino que existen múltiples corredores, lo que hace que el RAS sea un proyecto muy complejo”, remarcó Julián Malcón.

El diseño en el que UTE y SEL están trabajando es el primero de estas características en América Latina. El esquema RAS se centra en disparar las cargas en intervalos de tiempo menores a un ciclo, evitando que el sistema se sobrecargue y, por lo tanto, evitando los cortes en cascada. “Lo que hace único a este sistema es que después de producirse la carga, el RAS supervisará la tensión del sistema, el flujo de potencia reactiva y también se asegurará de que se cumplan el factor de potencia, la tensión y las compensaciones de potencia reactiva”, afirmó Ashok Balasubramanian, Ingeniero en Automatización de SEL. A su vez, SEL y UTE están instalando PMUs capaces de medir datos de sincrofasadores en toda la red del sistema eléctrico uruguayo.

“Lo interesante del trabajo es que juntos hemos podido construir una solución mucho más robusta, mucho más flexible y que tiene en cuenta las distintas vulnerabilidades del sistema eléctrico”, concluyó Julián Malcón de UTE.

“Esta tecnología que estamos incorporando a partir de la adquisición que hemos hecho con SEL, pone a UTE dentro de las empresas con mejor tratamiento de este tema en el mundo”, valoró Gonalo Casaravilla, Presidente del Directorio de UTE.

Mediante el proyecto RAS, UTE espera mejorar el nivel de calidad de servicio brindado hasta el momento a sus usuarios de todo el país.